"La enfermedad es un mensaje simbólico que nos llega desde

el Centro de nuestra Persona para que cambiemos y

recuperemos nuestro estado natural de Salud".

 

 

Dr. Francisco Moya García

Médico Especialista en Radiología

 

 

 

 

 

¿qué es salud de la persona?

El Médico especialista en Radiología Francisco Moya García, en enero de 2013, puso en práctica la intuición de revivir escenas pasadas inconscientes en estado consciente como método para resolver enfermedades; los resultados fueron muy positivos; desde entonces se dedica a investigar, mejorar, explicar, argumentar y difundir el hallazgo. Creando con ello la metodología denominada Palingenesia de la Persona. Este nuevo enfoque considera los siguientes aspectos:

En nuestro esquema antropológico consideramos que la Persona tiene un Centro (vulgarmente llamado Corazón) localizado en el Inconsciente de la Persona, desde donde se genera la Emoción causante de la Dolencia, de la Alteración o de la Enfermedad


La Enfermedad tiene un sentido: es un mensaje, una "Expresión Simbólica", que desde el Centro de la Persona nos obliga a cambiar en algo y/ó adaptarnos a algo. Nos obliga a «centrarnos». El Centro de la Persona es quien conoce las cualidades y las acciones convenientes a esa Persona; cuando hay una desviación de la dirección correcta, la corrige con este tipo de simbolismos.


La Emoción Inconsciente (cuya actividad se corresponde con las ondas Zeta registradas con técnicas electroencefalográficas: EEG) conforma el entorno que envuelve al Centro de la Persona; este entorno Zeta Inconsciente es quien moviliza nuestro cuerpo y causa las enfermedades, dolencias y alteraciones con el fin de informar a la Razón Consciente (cuya actividad se registra como ondas Beta en el EEG) para que tome las medidas convenientes de cambio y/ó de adaptación


Todas las enfermedades, dolencias y alteraciones provienen de ese Centro de la Persona y por eso debemos prestar atención conjunta a todas y cada una de esas manifestaciones, ya sean físicas o psíquicas. No desechamos ningún dato aportado a la historia clínica por las especialidades de la Salud, sino que la complementamos con los sueños, las alteraciones de memoria, los actos realizados en su vida sin una lógica aparente, las adicciones…y como colofón realizamos una "Exploración Consciente del Inconsciente".  Nuestro trabajo consiste en encontrar la causa común que explique todas estas manifestaciones, porque todas ellas son coherentes entre sí, contienen un mensaje común.


Como cada Persona es única, se consideran únicas las Enfermedades de cada Individuo y por tanto las Personas no son susceptibles de ser estudiadas mediante protocolos, diagnósticos rígidos, ni diccionario de somatizaciones, ni elencos de emociones,…estos sólo sirven de orientación general. El problema originario siempre asombra por la novedad puesto que no tenemos experiencia anterior de esta Persona concreta.


La enfermedad de cada Persona requiere concretar al máximo sus peculiaridades y para ello es necesario descender al mundo Zeta Emocional Inconsciente.  El mundo Beta racional es más universal, el mundo Zeta Emocional es más singular. En las sucesivas sesiones (de 2 a 4 sesiones) se comprueba que nos va ofreciendo nueva información sucesiva, como si fuéramos desprendiendo capas de cebolla.


El método desarrollado para esta «bajada al Inconsciente» se concreta en la "Exploración Consciente del Inconsciente" (ECI). Ahí encontramos las raíces singulares de las Enfermedades, dolencias y alteraciones de cada Persona. Sólo después de este hallazgo cobra sentido el conjunto de alteraciones patológicas que la Persona ha manifestado a lo largo de su biografía.


Ayudamos a que “el paciente”, que desde ahora llamaremos “la Persona”, haga su auténtica hermenéutica e intente descifrar el mensaje simbólico de su enfermedad. “La Persona” es co-protagonista en la interpretación de todas sus manifestaciones simbólicas y cuando el mensaje es interpretado debe liderar su proceso de cambio.


Después de la ECI ya se pueden concretar los indicadores somáticos y psíquicos que le permitan identificar las tendencias emocionales consolidadas por el largo tiempo de actuación de sus improntas inconscientes. Aquellas improntas que nos han desviado de nuestra dirección correcta han provocado que nuestro Centro reaccione y nos avise del desvío mediante Enfermedades, Dolencias, Sueños,..cada vez más intensos; una vez identificado el problema ya somos más capaces de identificar las manifestaciones más mínimas. Entonces las Alteraciones, dolencias y Enfermedades se transforman en avisadores y ayudan en el cambio de la Persona


La evolución y el seguimiento de cada Persona es particular y nada predecible. Después de la primera sesión y sobre todo al terminar la segunda sesión quedan muy claros los puntos en que la Persona ha sido avisada por la enfermedad. Dependerá de su voluntad de cambio y/ó adaptación, la desaparición de su enfermedad. La primera sesión (la denominamos sesión Teseo) está dedicada a la recolección cronológica de todas las manifestaciones del Centro de la Persona y a la explicación del comportamiento requerido durante la ECI. Es la primera vez que se abre "la caja de Pandora" y pueden evidenciarse las capas más superficiales del mundo Zeta.


La segunda sesión (la llamamos sesión Ariadna) la realiza el especialista en compañía del especialista que realizó la sesión Teseo. En Ariadna se alcanza la máxima profundidad posible en busca de la causa profunda de los síntomas. Requiere una pericia especial para saber que se ha encontrado la raíz profunda y en caso negativo utilizar otras herramientas diferentes a los simple símbolos que permitan confirmar que hemos llegado a la causa profunda, que nos sirve de piedra angular o clave maestra para explicar todas las alteraciones de la vida de la Persona.


La ECI nos permite identificar la Impronta que ha provocado esos comportamientos inarmónicos, desequilibrados, descentrados. “La Persona” aprende así a leer en su cuerpo y en su mente los mensajes que su corazón escribe y sugiere de forma simbólica.